top of page
  • Foto del escritorVirginia Estebarena

Gestioná las emociones negativas y vendé más rápido tu casa

La venta de un inmueble no es solo un proceso racional, sino que también involucra emociones que te pueden jugar en contra. En esta nota describiremos las emociones que habitualmente experimentan las personas en todo el proceso de la venta de su casa con la idea de transparentarlas y darte algunos tips para administrarlas:

ETAPA INICIAL DE DECISIÓN DE VENTA

Primero, cuando tomás la decisión de vender es natural que te invadan emociones de inseguridad y miedo. A menudo nos preguntamos en esta instancia: ¿Será buen momento para vender? ¿Tendré que esperar? ¿Y si vendo ahora y en unos años suben los precios de las propiedades? entre miles de dudas que nos asaltan. Es importante reconocer que estas emociones surgen habitualmente dada la falta de equilibrio entre los sentimientos que se experimentan y los recursos disponibles para abordarlos. ¿Cuál es la solución? Que aumentemos nuestros recursos disponibles. En el rubro inmobiliario, la mejor manera de hacerlo es buscando la ayuda de un profesional experimentado, como un corredor inmobiliario matriculado, que pueda brindar la certeza y seguridad necesarias. Amigos y familiares pueden darnos su opinión, la cual por supuesto tendremos en cuenta, pero para afrontar esas emociones de miedo y surfear el mar de dudas que nos invade, confiar en el asesoramiento de un profesional con muchos años de experiencia en el rubro resulta lo más indicado siendo que sabe las respuestas a tus dudas y sabe lo que transitás porque ha acompañado a miles de personas en el mismo proceso.

ETAPA DE DEFINICIÓN DE PRECIO
Una vez que tomaste la decisión de vender surgen nuevas emociones ante la necesidad de definir a qué precio ofrecer tu inmueble. Aquí también nos surgen dudas y muchas veces entramos en un estado de negación que se manifiesta habitualmente en querer pedir un precio para la venta muy superior al precio de mercado; y el recurso ideal con el que contamos para afrontar esos estados emocionales es la confianza que depositamos en el asesoramiento del profesional matriculado elegido. Será él quien te mostrará cuál es el mejor precio para asegurarse de que la operación se concrete en un tiempo razonable ya que conoce los precios reales de cierre, que suelen diferir mucho de los valores de publicación de lo que no se vende que abunda en los portales. Es importante comprender que el precio no lo establece el dueño, sino el mercado, por lo que fijar un valor que no se corresponde con la realidad puede ir en contra de tus propios intereses, por ejemplo llevarte a perder tiempo y oportunidades.

ETAPA DE LA EXPOSICIÓN Y VISITAS
En la etapa que sigue, cuando efectivamente se publica tu propiedad y comenzás a recibir las visitas de las personas interesadas, es habitual que sientas ansiedad y frustración tanto si las visitas son muchas (y caigas en la reacción típica de querer subir el precio) como si son pocas (y te decepcionás). Si contás con un buen profesional, éste te sabrá decir qué sucede en tu caso particular y guiarte hacia los mejores pasos a seguir. El consejo es no reaccionar inmediatamente sino tomarlo con calma y dejarnos asesorar por el experto que elegimos. La venta de una propiedad es un proceso que no se da de un día para el otro y es necesario mantener la calma durante todo ese tiempo. En este sentido, otro consejo para gestionar estas emociones tiene que ver con que logres mantener una actitud resiliente y positiva haciendo aquellas actividades que sabés te traen paz, te ayudan a bajar niveles de ansiedad en momentos de estrés, como puede ser yoga, meditación, salir a correr, andar en bicicleta o lo que te funcione. Quizá puedas probar algo nuevo en esta instancia! Te súper recomiendo prácticas guiadas de mindfulness en YouTube.

ETAPA DE LA NEGOCIACIÓN

Sigue a continuación la etapa de negociación, en la cual un corredor inmobiliario con trayectoria ha de ser tu gran aliado para defender tus intereses y te ayudará a surfear los miedos e inseguridades que típicamente surgen, como por ejemplo miedo a perder el comprador, miedo a no conseguir comprar lo que quiero, miedos respecto del traslado del dinero y otros tantos que generan mucho estres. Pero no te agobies, recordá que para el profesional que te guíe todas estas circunstancias tan especiales para vos son de su día a día, y sabrá encontrar soluciones simples a todo lo que se presente en esta etapa.

ETAPA FINAL DE CIERRE

Por último, la firma de la escritura es el momento en que experimentas la alegría de haber vendido tu propiedad. Dejada de lado la incertidumbre de las etapas anteriores, es momento de atravesar todas emociones positivas que te darán el impulso necesario para afrontar el estres puntual de la mudanza venidera.

Si estás pensando en vender, espero puedas tomar nuestros consejos. Exitos con tu plan de mudanza!!


69 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page